La belleza empieza sembrándose por dentro. Una vida sana, una mente ágil y cultivar el alma...

Excelente exfoliante facial

¡Hola! ¿Cómo estáis?

Hoy os traigo la review de una herramienta de higiene personal que ha simplificado mi rutina facial, así como suena. Se trata de mi PMD (personal microderm). Su precio no es muy económico, que digamos, pero a la larga se le saca partido y rentabilidad. A mí me ha costado unos 150 euros gracias a un código que encontré por internet. (No recuerdo en qué página).


Este aparato está enfocado para realizar una exfoliación en casa. Dicho exfoliación llega a ser más profunda que las que nos ofrecen las típicas cremas, geles, esponjas, etc, que solemos encontrar en las tiendas ya que retira con mayor facilidad las pieles muertas y la capa "sucia" de la superficie de nuestra piel. Tampoco nos da el mismo resultado que un tratamiento de dermoabrasión  a manos de un dermatólogo pero sí podría asemejarse a los tratamientos que hallamos en un centro de estética . Con esto no estoy diciendo de no coger cita en nuestro centro de belleza de vez en cuando, pero en tiempos de crisis es verdad que se agradecen los tratamientos en casa siempre y cuando sean fiables. (No vayamos a cometer un error que luego lastimaremos).
Como podéis apreciar el la imagen superior, su diseño es cómodo ya que al estrecharse en el centro ofrece mejor acoplamiento a nuestra mano. Pose un único botón de off y on para no marearnos. Y trae varios enchufes para que podamos elegir el adecuado según el país en el que residimos o para cuando viajamos si necesitamos cambiarlo.

En la caja recibimos igualmente dos cabezales transparentes, uno con la boquilla más hacha y otra más estrecha para los dos tipo de ruedas (5 en total) cuya función es la de retirar las pieles muertas y limpiar nuestra tez en profundidad. De estos dos tipos de ruedas, giratorias cuando el aparato está en marcha, nos vienen dos colores y tamaños a diferenciar por el grosor del granulado. Las azules están indicadas para las pieles más sensibles y las verdes para pieles normales. Aunque he visto que también existen las rojas, pero ésas no están incluidas.

Recomiendan realizar la exfoliación no antes de cada 10 días y de no pasar por la misma zona más de una vez. Al principio, como tenía la piel un poco peor, utilizaba el PMD más a menudo, cada 10 o 15 días, no obstante ahora ya no lo preciso tanto. Con una sola utilización cada tres semanas o incluso cuatro semanas me ofrece unos resultados satisfactorios. Estoy encantada con este aparato.

En la página de PMD tenéis mucha más información, aunque en inglés, pero podéis obtener unas referencias a través de las imágenes y de los vídeos. Clik aquí.


Y hasta aquí el resumen, puedes ver mi opinión más detallada en el siguiente vídeo.



Os deseo una feliz semana. Y si queréis sonsacarme una sonrisa no olvidéis comentar ;D Un besote. 

11 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...