La belleza empieza sembrándose por dentro. Una vida sana, una mente ágil y cultivar el alma...

Vuelta a...Septiembre

Septiembre suele venir cargado de buenos propósitos, los mismos que rondan nuestras mentes en año nuevo, como lo pueden ser empezar la dieta, el gym, apuntarse a la academia de idiomas, o cualquier otra actividad que deseamos emprender.
Ahora, toda esta energía positiva está muy bien dirigida pero no nos engañemos, septiembre sigue siendo uno de los peores meses del año; debemos ser conscientes de que es un mes muy duro aunque sin obsesionarnos o cabe la posibilidad de que la llamada depresión se nos coma.

Tras un tiempo de relax regresamos a la monotonía, a los horarios, al trabajo o a la escuela, incluso al paro si nuestro contrato era temporal (puestos de verano), y no mencionemos la pesadilla de los papis con la vuelta al cole de los niños.

Sea como sea tenemos que mentalizarnos y, sobre todo, organizarnos para no caer en un círculo vicioso que se resume en: lo intento- no sé qué más hacer- no puedo más- no debería ni salir de la cama por las mañanas.

Sí, septiembre es un mes muy duro y tenemos que ir paso a paso para que todos nuestros buenos propósitos no se vean abatidos por los acontecimientos venideros. (Ya lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, o lo intentamos o moriremos en el intento).

Paso 1: Metas hasta cierto punto. ¿Empiezas la dieta pero con todo el estrés te apetece un capricho? ADELANTE, o todo tu esfuerzo hasta ahora no se verá recompensado si te deprimes y la dejas de la noche a la mañana por culpa de los nervios.
Paso 2: Endorfinas al poder. Sea en compañía de amigos, pareja, familiares, hijos, etc… las endorfinas nos producen una sensación de bienestar. Así que ya sabéis: busquemos una actividad física que nos agrade.
Paso 3: Dichosa economía. “Si no tengo no gasto”. Éste debería de convertirse en nuestro lema. Cuadernos del año pasado al que les quitamos las páginas usadas. Prendas DIY (Do it yourself: Hazlo tú mismo) con viejos trapos que nos negamos a tirar, muebles que reciclamos, etc… (Claro está que otras cosas son precisas).
Paso 4: Tiempo para mí. Muchas veces murmuro “O me tomo una tarde para mí sola o reviento”. Esto puede traducirse en un baño relajante con la puerta cerrada, en cocinar escuchando música y tomando una copa de vino (a mí me funciona muy bien), en un café con las amigas despotricando, o yendo un finde a ver a quien estimamos. Lo que sea que nos haga sentir agradecidos.

Si bien, lo primordial aquí es intentar lidiar con el día a día sin venirnos abajo y sin abandonar nuestros propósitos (aquellos que terminan por costar tanto y que dejamos de lado hasta el 1 de enero). Y esto, amig@s míos, se logra organizándose y yendo pasito a pasito, pues los extremos no son buenos y el estrés, que se multiplica en septiembre, termina pasándonos factura.

5 comentarios:

  1. Septiembre llega y en este mes cumpliré uno de los propósitos del año, tomar cafes y cafes con una persona increible y a la que tengo muchas ganas de ver jjejej,.....my syl!!! (si nos acoge a mi y a la peque). Te llamo en breve mi niña. un besazoooooo y gracias por este post. muaks

    ResponderEliminar
  2. Eso sabes que ni se menciona, solette!!! Qué ganitas de teneros aquí a las dos ;D Te muako mi amoooor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...